La fermentación es una forma tradicional de conservación que se remonta a miles de años. En esencia, las bacterias naturalmente presentes en los alimentos comienzan a descomponer los azúcares y almidones de los alimentos. Esto produce ácido láctico, acético en función del tipo de proceso fermentativo empleado que detiene el crecimiento de bacterias “malas”, por lo que el alimento se conserva y no se pudre.
¡No solo se conserva la comida, sino que se lo hace más saludable y nutritiva de lo que era antes!
Hay muchos beneficios de los alimentos fermentados para la dieta.
1. Hace que la comida sea más digerible. Debido a que las bacterias pre digieren los alimentos, produciendo productos más fáciles de asimilar.
2. Los alimentos fermentados tienen más nutrientes. Algunas bacterias en alimentos fermentados producen más vitaminas y nutrientes a medida que digieren los almidones y los azúcares. Producen particularmente vitaminas B y vitamina K2.
3. Algunas fermentaciones con bacterias lácticas, pueden contener hasta 10 billones de organismos llamados probióticos, y ayudan a mantener el sistema inmune. Tambien estas bacterias regulan la microbiota intestinal y promueven el crecimiento de bacterias saludables en el intestino.
4. Aumenta el sabor de los alimentos y la durabilidad de los alimentos, permitiendo consumir los alimentos durante mas tiempo, y ayudando a las diferentes sociedades a desarrollarse.
La fermentación es una tecnología que agrega durabilidad y sabor a los alimentos. ¡Son deliciosos!

Si quieres más información accede a la fuente original aquí